El campeón Ligero CMB, Mikey García (38-0 con 30 KOs) es el gran favorito para vencer este sábado al monarca FIB, Robert Easter Jr. (21-0 con 14 KOs) y cruzar un nuevo cinturón sobre su pecho. Nadie imagina una historia diferente para la batalla de este sábado en el Staples Center, Los Ángeles, CA.

El californiano parece decidido a buscar peleas que le permitan acumular gloria y dinero, en una carrera donde solo interesan títulos o rivales taquilleros. Easter Jr. tiene un título y esa es suficiente razón para tomar esta pelea, donde a su favoritismo suma su convicción de que lo vencerá sin mucho esfuerzo.

Al menos, en las entrevistas previas García ha estado más preocupado en dejar saber su intención posterior de subir a las 147 libras para desafiar a Errol Spence Jr (campeón welter) o tal vez enfrentar a al campeón ligero AMB, Vasyl Lomachenko, en 135.

Al referirse a Easter Jr., García reconoce que deberá ajustar debido a su tamaño y alcance, pero en ningún momento cita posibles dificultades para vencer al monarca de la FIB. ¿Será tan fácil esta pelea como para lucir tan despreocupado?

EASTER, UN RIVAL INCOMODO Y ACCESIBLE

Robert Easter es campeón, es tres años más joven que su rival y posee dimensiones físicas que le complican la estrategia a cualquier oponente. Tanto la altura (5’11”) como en alcance (76”), son herramientas que obligan a sus rivales a crear un plan diferente para enfrentarlo.

En una palabra, los condiciona y establece por esa sola diferencia el estilo de pelea. Sin embargo, el nativo de Toledo, Ohio, no es un virtuoso en el uso de sus ventajas físicas. No las aprovecha todo el tiempo, en general suele trabajar en la media o la corta distancia, especialmente por su poco manejo de los desplazamientos laterales.

Tiene alcance, pero no es consecuente en el uso del jab y siempre termina saliendo de su zona de confort a buscar golpear en espacios breves, especialmente con los ganchos por afuera o por adentro. En esos momentos es rápido, pero corre riesgos defensivos, especialmente cuando va al intercambio abierto, el mero tú por tú, de manera frontal y por momentos con una ofensiva desorganizada.

Sus últimas defensas mostraron esa imagen en plenitud y en general no dejó un buen recuerdo. Todas victorias que llegaron hasta la distancia.

Sus rivales fueron Luis Cruz, Denis Shafikov y Javier Fortuna, por más que Cruz visitó la lona en los tres últimos asaltos. En las tarjetas hubo diferencia amplia para Easter, sus victorias no dejaron dudas, pero su boxeo no consiguió llenar el ojo.

Ante García, tendrá la prueba más difícil de toda su carrera y necesariamente deberá utilizar de manera inteligente y permanente sus ventajas físicas ¿Lo conseguirá? De eso dependerá en mucho su suerte en esta pelea.

MIKEY GARCIA, MAS AMBICION QUE HISTORIA

A Mikey García todos lo consideramos un superdotado y tal vez, el más inteligente de los boxeadores del primer nivel en el presente. Sin embargo, su historia reciente parece pequeña ante el tamaño de sus ambiciones boxísticas. El objetivo parece ser el de ganar muchos títulos con pocas peleas.

A sus 30 años nos preguntamos si esa prisa está siendo administrada con la cautela necesaria. García ganó su primer título en 2013 cuando venció a Orlando Salido por el cetro OMB y unos meses venció por TKO al boricua Juan Manuel López, para abandonar ese cinturón y subir a 130 libras.

En peso súper pluma noqueó a Román “Rocky” Martínez y se hizo del cetro OMB, que defendió una sola vez contra Juan Carlos Burgos, al que venció por puntos en Nueva York. Luego se produjo el cortocircuito con sus manejadores de Top Rank y García permaneció dos años y medio fuera del ring por ese problema contractual.

Regresó en julio del 2016 venciendo a Elio Rojas y luego fue de inmediato por el cetro CMB de las 135 libras ante el flojo montenegrino Dejan Zlaticanin, que a su vez había ganado ese título ante el aún más flojo boliviano Franklin Mamami. Sin defenderlo una sola vez ese título, tomó una pelea comercial en 140 libras contra Adrien Broner y luego enfrentó al campeón FIB de los superligeros, el ruso Sergey Lipinets, en su primera defensa y lo venció por decisión unánime.

Tampoco hizo defensa de ese título y regresó a las 135 libras para esa unificación. La idea es sumar otro cinturón y partir en busca de otro. Le asiste derecho, es cierto, pero suena poco serio acumular gloria sin el condimento de las complicaciones y las peleas difíciles que construyen la historia grande de cualquier fuera de serie. Y García es un fuera de serie, por más que faltan en su palmarés aquellos rivales que pongan a prueba su boxeo.

Mikey es uno de los campeones con mejor balance táctico de la actual generación. Tan disciplinado como frío para manejar su plan de pelea, aunque explosivo y al extremo efectivo en su golpeo. La velocidad y volumen de golpeo, así como la habilidad natural para colocar las combinaciones de poder desde los ángulos o entrando frontal a dejar el uno-dos, son la razón principal de su favoritismo en cualquier pelea.

García es capaz de ajustar sobre la marcha de acuerdo con el rival, es difícil anularle sus secuencias de golpeo, especialmente por la capacidad de variar según el bloqueo del rival. Combinaciones de dos golpes que generalmente cierra con un gancho por afuera, una de sus principales herramientas para romper cualquier defensa.

Ante Easter Jr. deberá recurrir a otros instrumentos de su arsenal, debido a las características físicas del campeón FIB, pero eso no parece resultar problemático.

¿QUE PELEA VEREMOS?

La actitud inicial de Robert Easter Jr. es toda una incógnita de la cual dependerá la pelea que veamos. Necesariamente, García deberá ajustar basado en ese factor. El campeón de la FIB puede aferrarse a un plan estricto, creando un perímetro defensivo con sus largos brazos y obligando a que García busque reducir distancia para entrar a golpear en la corta. Sería lo obvio.

En ese caso, el californiano es quién tendrá que arriesgar y lo imaginamos caminando hacia los ángulos para golpear desde laterales. Easter es bastante duro y le cuesta atender el golpeo cruzado cuando sale de su campo frontal. De todas maneras, para el californiano habrá riesgos de ser tomado de contragolpe y eso coloca una nota de suspenso a su ofensiva.

El problema es que Easter es poco organizado y nada disciplinado con planes de pelea. Es difícil que soporte ser cauteloso por más de uno o dos asaltos. No demorará en ir a buscarlo a García en el intercambio y tratar de colocar sus golpes de poder en corta o media distancia. Allí, seguramente, veremos buenos intercambios y la pelea quedará “a pedir de boca” para el monarca CMB.

Será una pelea intensa, atractiva por las diferencias de estilo y físicas, además de la expectativa por un alto porcentaje de golpes de poder lo que permite esperar la posibilidad de un KO en esta batalla. El favorito para lograrlo, sin duda, es Mikey García. Debería ganar en el tramo final de pelea por esa vía. Sufrir una derrota, en su caso, sería una enorme sorpresa, no obstante, esto es boxeo y nada está escrito de antemano.

Fuente: http://www.espn.cl/boxeo/nota/_/id/4582257/mikey-garcia-favorito-ante-easter-jr-luego-quiere-a-errol-spence